Consejos muy valiosos para emprendedores con pocos recursos (Rework 2ª parte)

contraportada libro Rework

Contraportada

Hace unos días, os empecé a hablar de Rework, libro que considero la biblia del emprendedor con pocos recursos (aunque deberían tomar nota todos). Y que si os fijáis en mi diario, me influye mucho en lo que pongo en práctica día a día.

Hoy os voy a seguir resumiendo los consejos que dan en este libro, que de verdad, no tiene desperdicio:

  1. Planificar es suponer: Planificar, sobre todo a largo plazo, es una fantasía. Hay tantas variables que no manejas que es más fácil, rápido y lucrativo intentar acertar una quiniela. Date cuenta que cuando sabes la información de algo es cuando sucede, no antes de que suceda, por eso los planes los haces cuando menos información tienes. Además, te da una falsa sensación de control muy contraproducente y lo que es peor te hacen preocuparte si no se cumplen y te impiden cambiar cuando convendría por no desviarte del plan. Cambia la palabra plan por Suposiciones y tendrás una idea mejor de lo que son, así que deja de preocuparte por planificar y porque estos planes se cumplan. De hecho, la realidad se suele imponer y rara vez se consultan estos planes una vez hechos, sobre todo si son grandes. Planifica a corto plazo, 1 o 2 semanas, céntrate en lo más importante y toma las decisiones justo antes de llevarlas a cabo, no mucho antes.  Preocúpate por recopilar toda la información mientras lo llevas a cabo y adáptate a la realidad que observas
  2. ¿Por qué crecer? Parece que la medida del éxito de una empresa es lo grande que es. Pero lo cierto es que es una medida bastante mala, de hecho la mayoría de grandes empresas actualmente no dan apenas beneficios mientras que hay multitud de pequeñas empresas que dan enormes beneficios. ¿Porqué expandirse es siempre el objetivo? El objetivo es encontrar el tamaño justo en cada momento, quizás 5, quizás 40, quizás 1. No supongas cuanto tienes que crecer y no hagas crecimientos muy rápidos que llevan a la muerte a muchas empresas prematuramente. De hecho, mantenerse pequeño es un objetivo en sí mismo. Las grandes empresas sueñan con tener la rapidez de decisión y de adaptación al mercado que tienen las pequeñas. Además decrecer es muy difícil y doloroso, al tener que despedir gente. Ojo, no sólo hay que controlar el crecimiento rápido de empleados, también todo tipo de gastos, que te pueden dar lugar a muchos quebraderos de cabeza, complicando el negocio. Busca un negocio sostenible y que de beneficios y siéntete muy orgulloso si lo consigues independientemente de su tamaño.
  3. La adicción al trabajo no es buena: Parece que cuanto más trabajas, mas medallas de honor mereces, y si estás emprendiendo esto parece casi una obligación. Pero no solo es innecesario, sino que es estúpido. Trabajar más no significa hacer más o hacerlo mejor. Pero además, esta adicción genera muchos problemas: No es sostenible a largo plazo, tarde o temprano terminas “quemado” perjudicando tu trabajo y el de todo el equipo; Se pierde gran parte de la inspiración, la mayoría de problemas se intentan resolver metiendo horas en vez de pensando una solución alternativa mejor que se te ocurre cuando estás fresco. Crean problemas al resto al parecer que el que trabaja un número razonable de horas está menos comprometido, por muy productivos que sean estos.  El adicto prioriza peor las tareas, cree  que puede con todo y al final puede dejarse lo prioritario sin hacer y además parece que tiene excusa porque “no ha parado”. El adicto trabaja cansado y su mente es menos aguda; tiende a estar más alterado, se creen perfeccionistas pero es la excusa para malgastar tiempo arreglando cosas secundarias en vez de pasar a la siguiente tarea. El adicto al final no resuelve más y mucho menos mejor. El héroe es el que tiene más tiempo para si mismo, por haber sido más productivo en sus horas de trabajo.
  4. Los “emprendedores” no son un cuerpo de élite: Cuando uno se considera emprendedor, parece como si perteneciera a un club selecto. No necesitas un MBA, un traje elegante, un maletín o una tolerancia al riesgo superior a los demás. Necesitas una idea, un poco de confianza y un poco de empuje para ponerla en práctica. Parece que tiene derechos que el resto del mercado no tiene, para fracasar , o para perder el dinero de inversores, un emprendedor es simplemente una persona que trata de iniciar un nuevo negocio.

Seguiré otro día con más consejos de este maravilloso libro. ¿Se me nota que soy fan? 🙂

Por cierto si quereis seguir a los autores en twitter: sus nicks son Jason Fried : @jasonfried y David Heinemeier Hansson @jambo12345 (que acabo de ver que me sigue, jeje)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s